El verdadero juego en los negocios

En el año 2007 Steve Jobs, por entonces CEO de Apple presentó la primera versión del iPhone. La reacción en la competencia fue muy recordada, Steve Balmer por entonces CEO de Microsoft se burló del nuevo dispositivo de la manzana. Todavía sigue siendo gracioso ver el video de Balmer riéndose del nuevo iPhone por su alto precio al público.-

Diez años después Balmer admitió que se equivocó respecto del iPhone, incluso expuso que le hubiera gustado haber tenido la idea del novedoso modelo de negocio aplicado por Apple de ventas al público de dispositivos más caros en cuotas a pagar dentro de las facturas de servicios de los operadores telefónicos.

¿Será de verdad que Balmer aprendió de sus errores? ¿Aprendimos algo las demás personas de los errores del Microsoft de Balmer?

El juego infinito

Entre sus tantas charlas, el escritor Simon Sinek hace referencia al juego de los negocios. Él expresa que la mayoría de los líderes no saben el juego en el que están. Para explicar su punto detalla dos tipos de juegos diferentes, el juego con un final, con un ganador y con un perdedor, y el juego infinito, sin ganador, ni perdedor.-

Con la siguiente salvedad, el segundo juego, el que no tiene final se juega hasta que los oponentes renuncian a seguir jugando o se mantiene en la medida que aparezcan nuevos jugadores. Y para llevar a la práctica su comparación, habla de la mayoría de las empresas que juegan a un juego con final, con ganador cuando no se dan cuenta que en realidad el juego que están jugando es infinito.-

La gran mayoría de las empresas dicen que son los mejores por sus números, por sus resultados, por sus objetivos cumplidos. La gran mayoría de las empresas que se dicen ser ganadoras del juego en realidad están definiendo arbitrariamente las reglas de ese juego para ser los ganadores, todas juegan con mentalidad de un juego finito.-

Pero hay otras empresas que no pretenden jugar ese juego con ganadores, sino que juegan a un juego sin final, sin ganadores, un juego eterno donde los participantes solo intentar ser el último en abandonar el juego. En el ejemplo antes citado, mientras Microsoft se compara con Apple para ganarle en el juego corto, Apple estaba jugando otro juego, un juego eterno de auto-superación que terminó creando una las herramientas tecnológicas más innovadoras que el ser humano pudiera crear.-

10 años después

Diez años después Balmer dijo admitir sus errores, pero todavía no era consciente de sus errores en realidad. Balmer seguía hablando de comparaciones con Apple. Balmer seguía encerrado en lo qué hizo sin darse cuenta que le estaba faltando era la conciencia necesaria para ubicarse en el verdadero juego en el que estaba para que su empresa trabaje todos los días en auto superarse en lugar medir su ventaja contra la competencia.-

La teoría del juego infinito de Simon Sinek pone en jaque a muchas de las estrategias de grandes empresas y expone la raíz de muchos de sus problemas.-

Juan Cruz Obaid